Un arquitecto de Madrid, vinculado a Odebrecht, el mayor caso de corrupción de América

12.03.2018

Los tentáculos del caso Odebrecht, el gigante de la construcción de Brasil y protagonista del mayor caso de corrupción en América, llegan a Madrid a través de una empresa de arquitectura, que pasó de facturar 12.500 euros a mover más de 28 millones.


La investigación de la Policía de Andorra apunta que la constructora brasileña usó a la empresa DSC Workshop, con Juan Lago-Novás al frente, para mover 28 millones de euros a través de una cuenta de BPA en Andorra, según El País. El dinero tendría como destinatario el pago de comisiones ilegales a políticos y altos funcionarios de diversos países, como Perú, Ecuador, Guatemala y Brasil. A Odebrecht se le imputa el pago de sobornos por una cuantía de 640 millones de euros a Gobiernos de Latinoamérica y utilizó, presuntamente, al despacho de arquitectura DSC Workshop para canalizar estos pagos.

El propietario de la empresa madrileña abrió la cuenta en BPA, banco acusado por EE UU de blanqueo de capitales e intervenido después por el Gobierno andorrano. Por este simple movimiento financiero cobraba un 3% de comisión, sirviendo una pasarela de fondos entre 2010 y 2012.

El estudio de arquitectura de Madrid afirma que fue víctima de un engaño

Según los responsables de la empresa, que en 2005 facturaba 12.500 euros, fueron "engañados y utilizados" por la constructora. Lago-Novás se embolsó 200.000 euros -un 1,5% del total que movió la cuenta- por redactar un informe sobre la presa Multipropósito Baba (Ecuador) y subcontratar a su vez a la empresa que se hizo cargo de la obra. "El estudio ha servido de puente sin saber que había detrás de esos pagos. Entonces, nadie sospechaba de Odebrecht, una multinacional donde todos querían trabajar", han afirmado desde la empresa madrileña al citado diario. La pyme, fundada en octubre de 2005, tiene su sede en un piso de Chamartín y solo contaba con un único trabajador.

Para realizar los pagos, la empresa madrileña usó una cuenta bancaria, a la que asegura que no tenía acceso, y que sirvió para que el pago llegue al vendedor y el comprador obtenga el servicio. El importe de la operación se entrega en primer lugar a una parte ajena al contrato: el agente escrow. En este caso, la cuenta estaba sujeta un contrato de pagos automáticos previo y el profesional español no tenía control sobre los movimientos. El estudio de arquitectura abrió la cuenta a petición de Odebrecht y subcontrataron la obra a la filial de Ecuador. Todo vestido legalmente y tan solo para tratar de pagar menos impuestos.

Odebrecht usó a la empresa madrileña para realizar pagos millonarios en sobornos

La Policía de Andorra apunta que la constructora brasileña había contratado a DSC Workshop "para transferir dinero destinado al pago de sobornos a funcionarios y otras personas vinculadas con la construcción de infraestructuras de uso público en Ecuador, Perú y Guatemala". El dinero movido por la empresa española se usó también para abonar favores en la estatal brasileña Petrobras.

Este pequeño estudio está vinculado a un esquema societario con tres mercantiles en Holanda, otra con sede en Belice y un filial de una casa de cambio en Uruguay. El papel de la empresa española era la canalización del dinero destinado a comisiones ilegales. Esta madeja fue diseñada por el despacho de asesores fiscales Grupo BGL, según la investigación, mientras éste ha rechazado realizar cualquier comentario. Este informe está en poder de la jueza que instruye el caso Odebrecht en su vertiente andorrana.

DSC Workshop ya salió a luz en 2016, tras una declaración del contable de la constructora OAS

No era la primera vez que el nombre de DSC Workshop aparece en este caso. Roberto Trombeta, contable de la constructora brasileña OAS , ya situó hace dos años al despacho madrileño en el esquema de blanqueo de capitales. Odebrecht habría contratado a DSC Workshop a través de OAS Ecuador para prestar servicios ficticios de 7,3 millones de euros. El despacho asegura que se ejecutó el trabajo pedido.

"La simulación en este contrato tenía como objetivo transferir dinero a favor de DSC y, de ahí, al pago de sobornos", según apunta las pesquisas policiales. "Este dinero ingresado en DSC se transfirió a compañías holandesas y de aquí a la cuenta de BPA de Kingsfield -Odebrecht-, donde se depositaron 6,9 millones de euros en tres operaciones entre septiembre y octubre de 2012".

Santos, Temer, Lula da Silva, Humala...presidentes y ex presidentes vinculados con la constructora brasileña

La compañía madrileña afirma que el dinero es lícito, proviene del grupo y los pagos a los contratistas son automáticos. En definitiva, había sido utilizada y engañada, según su versión. "Nunca sospechamos que se iban a utilizar en corrupción política", afirman desde el pequeño despacho.

El caso Odebrecht llega a las cúpulas de varios gobiernos de Latinoamérica y ha salpicado al anterior gobierno de Brasil, con Lula da Silva, a su sustituto en el poder, Michel Temer, el presidente de Colombia y premio Nobel de la Paz, Juan Manuel Santos, o Danilo Medina, de República Dominicana. También en Perú, con Ollanta Humala en el centro.

BPA vuelve a ser el nexo de unión en un caso de corrupción. Según las pesquisas, la Banca Privada d'Andorra (BPA) estaba estrechamente vinculada al esquema de blanqueo de Odebrecht. El banco habría movido 172 millones de euros de la constructora brasileña para pagar comisiones ilegales a políticos, funcionarios, empresarios y supuestos testaferros de ocho países de Latinoamérica.

La compañía añade que está comprometida con "combatir y no tolerar la corrupción en cualquiera de sus formas".


Fuente: https://intereconomia.com/empresas/construccion/arquitecto-madrid-brasil-odebrecht-corrupcion-dsc-workshop-20180312-0830/