Todas las personas jurídicas están obligadas a implantar el Compliance

12.10.2017

María del Mar Ferreiro Broz Doctora en Derecho por la Universidade da Coruña /// {San Sebastián, 1978} Como doctora en Derecho, se ha especializado en el compliance, un programa que deben ejecutar todas las entidades, que ha tomado mayor relevancia en este últiño año, y que consiste en establecer las políticas y procedimientos adecuados y suficientes para garantizar que una empresa cumple con el marco normativo aplicable

¿Qúe es el Compliance?

Podríamos definirlo como el conjunto de normas internas, modelos de organización, gestión y protocolos que debe implantar una empresa para garantizar el respeto a la normativa aplicable.

Cuando hablamos de normativa en vigor, nos estamos refiriendo básicamente al vigente Código Penal y a la clarificadora Circular 1/2016, sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas, de la Fiscalía General del Estado.

Las personas jurídicas pasan a ser responsables de los actos delictivos que cometan sus trabajadores si "incumplen gravemente los deberes de supervisión, vigilancia y control".

La responsabilidad de la persona jurídica será plena pese a la existencia de circunstancias que afecten a la culpabilidad del acusado o agraven su responsabilidad, incluso aunque haya fallecido o se haya sustraído a la acción de la justicia.

Si la persona jurídica ha adoptado y ejecutado previamente a la comisión del delito un correcto plan de prevención penal, quedará exonerada.

¿Quiénes están obligados a tener un programa de prevención penal o Compliance?

Todas las personas jurídicas, con independencia de su tamaño son penalmente responsables, por lo que deben implantar dicho programa.

Las diferencias van a venir marcadas por los puntos de riesgo y las medidas de control específico, que como es obvio, en las empresas de cierta envergadura serán más exhaustivas. Pero todas ellas deberán acreditar su cultura de cumplimiento normativo, en coherencia con sus obligaciones.

Recordemos en este punto que aparte de evitar la sanción penal, los programas de organización y gestión tienen como fin último promover una verdadera cultura ética corporativa.

¿Qué les puede suceder a las empresas si no implantan el Compliance?

Estamos hablando no sólo del daño reputacional o la imposición de multas y sanciones que pueden alcanzar la friolera de varios millones de euros. Puede conllevar, asimismo, la pérdida de negocio o la exclusión de subvenciones públicas o procesos de contratación, ya que las Administraciones Públicas están incluyendo en sus pliegos este requisito.


Fuente: https://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/todas-personas-juridicas-estan-obligadas-implantar-compliance/idEdicion-2017-10-11/idNoticia-1077267/