La Unidad de Información Financiera le aplicaría una multa de $ 1.200 millones al banco de Cristóbal López

21.12.2017

El organismo antilavado investiga al banco Finansur por no aplicar medidas de control con empresas de juegos del azar.

La Unidad de Información Financiera (UIF) podría aplicar una multa de 1.200 millones de pesos al banco Finansur -propiedad hasta ahora del detenido empresario Cristóbal López- por la omisión de reportes de operaciones sospechosas (ROS) relacionadas a transacciones entre la entidad y compañías vinculadas a sus accionistas. También por operaciones de Lázaro Báez con cheques sin un origen claro o respaldados por facturas dudosas, informaron fuentes judiciales a Clarín.

El sumario de la UIF, que dirige Mariano Federici, se inició a raíz de inspecciones realizadas por el Banco Central durante 2015, unos meses después de que Cristina Kirchner diera el aval político para que la entidad financiera aprobarse el ingreso de López como accionista al Finansur. El BCRA detectó que, para las empresas vinculadas al grupo Indalo, "el banco no aplicaban los controles anti-lavado". En el mundo es difícil que se permita que un empresario del juego compre un banco.

Ahora la UIF espera que el banco Finansur haga un descargo conforme al procedimiento de sumarios administrativos. Se calcula que en unos diez meses se emitirá un dictamen final sobre el monto de la multa.

Paralelamente, el mes pasado, el Banco Finansur comunicó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que el grupo formado por Ricardo Pedro Fiorito y José Emperador presentó ante el Banco Central (BCRA) una propuesta para adquirir el 100% del paquete accionario del Finasur, que pertenece al Grupo Indalo.

El texto explica que en la presentación realizada ante el Central, se "acompañó un acuerdo en el que el grupo conformado por lo señores Ricardo Pedro Fiorito y José Emperador informaron su interés en adquirir el 100% del capital accionario del banco, sujeto a la aprobación previa del BCRA y autoridad judicial pertinente".

El Finansur, cuyo paquete accionario está controlado por el empresario Cristóbal López, se encuentra suspendido para realizar operaciones, una decisión adoptada por el Banco Central debido a los graves problemas que enfrenta el grupo liderado por el empresario del juego.

"El Banco Central no ha aprobado ningún plan para que un grupo financiero adquiera el Banco Finansur. Se trata de un tema que será tratado oportunamente por el directorio de la entidad y hasta el momento no hay ninguna novedad", dijo una fuente de la entidad a Télam.

El grupo de inversores interesados en adquirir el Finansur está encabezado por la familia Fiorito, que cuenta con un importante recorrido en el sector financiero y controló en el pasado el paquete accionario del Banco Quilmes, posteriormente vendido al Scotiabank.

Este acuerdo que el Finansur comunicó a la CNV tuvo lugar en el límite del plazo establecido por el Central para presentar un plan de capitalización de la entidad.

Según pudo conocerse de fuentes financieras, este proyecto de capitalización de la familia Fiorito supone un aporte de 10 millones de dólares al banco suspendido, para poner en orden sus cuentas y hacer viable su operatoria.

Asimismo, una suma mayor habría sido ofrecida a los actuales propietarios del Finansur para permitir que el grupo Fiorito y sus socios pasen a controlar el 100% de las acciones de la entidad.

El Grupo Indalo participa con un 70% de las acciones del Finansur, aproximadamente, por lo que recibiría una cifra millonaria en dólares.


Fuente: https://www.clarin.com/politica/unidad-informacion-financiera-aplicaria-multa-200-millones-banco-cristobal-lopez_0_rJJd7OOGz.html