Escandaloso freno a un megajuicio por lavado de dinero: los jueces no fueron porque "no les avisaron"

30.03.2018

El acusado es el abogado Carlos Salvatore. Dos de los tres jueces argumentaron que no habían sido notificados.


El fiscal estaba, los querellantes estaban, los abogados defensores estaban y los imputados también (algunos conectados por videoconferencia).

Todo parecía listo para arrancar un juicio importante, sin embargo el debate oral por lavado dinero contra el abogado/narco Carlos Salvatore (60), su esposa, su hija y su suegro no pudo comenzar este martes, como estaba previsto. Y la razón fue insólita y hasta escandalosa: sorpresivamente dos de los tres jueces designados para integrar el Tribunal Federal de Chaco no aparecieron por la sala de audiencias.

Por nota, los camaristas Fermín Ceroleni y Lucrecia Badaro -ambos jueces en Corrientes- le informaron a su colega y presidente del tribunal, Juan Manuel Iglesias, que no se iban a presentar en Resistencia porque la Cámara de Casación Penal nunca los había notificado oficialmente de su nombramiento en el juicio de Salvatore.

Aunque el fiscal Federico Carniel se opuso, el juicio quedó suspendido hasta nuevo aviso. Lo extraño fue que Ceroleni y Badaro ya habían intervenido en el expediente luego de ser designados por Casación el 12 de marzo pasado. Lo hicieron convalidando por escrito todo lo actuado en el caso por Iglesias.

Lo ocurrido, además de atípico, fue una pequeña batalla ganada para Salvatore sobre el que ya pesa una condena a 21 años de prisión por el caso Carbón Blanco II (el envío de cocaína en carbón a Europa) dictada en septiembre de 2015.

El juicio por lavado de dinero (ahora suspendido) es el que seguramente más le preocupe al narco/abogado de todo su extenso historial penal.

Por dos razones. Por un lado involucra a la mitad de su familia, al punto de que su esposa aún esta presa. Por otro, este proceso derivó en la imposición de un embargo de 1500 millones de pesos sobre los bienes del clan y amenaza con detonar su bienestar económico.

Esta medida sobre el patrimonio de Salvatore incluyó 68 inmuebles, una veintena de autos y el congelamiento de 128 cuentas bancarias. Además la investigación incluyó las actividades de 26 sociedades y el análisis de 14.422 comunicaciones.

Según un informe elaborado por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) -querellante junto con la Unidad de Información Financiera (UIF)- a Salvatore se lo acusó en diferentes procesos penales del envío a Europa de casi cinco toneladas de cocaína.

"De acuerdo con el "Informe 2013. Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España", elaborado por el Observatorio Español de la Droga y las Toxicomanías de ese país, para el año 2005, el kilogramo de cocaína del alta pureza (75%) se ofrecía a unos 32.758 euros, mientras que en los años 2011 y 2012 (con una concentración de entre el 67% y el 68%) oscilaba entre los 34.294 y 34.073 euros", informó la Procelac teniendo en cuenta los años en los que fueron enviados a Europa los cargamentos atribuidos a la organización de Salvatore.

El resultado de una cifra impactante: 156.240.600 euros en droga.

Todos estos detalles se iban a comenzar a ventilar en el juicio por lavado, un proceso pocas veces visto por su volumen que arranco en marzo del 2015 con 39 allanamientos simultáneos en la Ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Santiago del Estero.

Fue en el marco de esta causa que cayo presa la esposa de Salvatore y que en un diálogo con ella el narco/abogado juró mandar a matar a la jueza federal de Chaco Zunilda Niremperger, amenaza que quedó grabada porque sus conversaciones telefónicas estaban intervenidas por la Justicia.

"Yo pago por este homicidio pero ella se muere", fue la frase que quedó registrada. Por esto, ocurrido en mayo del 2015, Salvatore perdió su estatus de prisión domiciliaria, situación a la cual hace años intenta volver usando su delicado estado cardíaco.

Ese episodio de la amenaza se hizo público y lo sacó definitivamente de su bajo perfil histórico. A partir de entonces comenzaron a reactivarse las causas en su contra, tanto que a fines de ese año fue condenado a 21 años de prisión por el caso Carbón Blanco II. Hoy la lista de procesos en su contra arranca con envíos a Europa desde el 2005:

1) "Carbón Blanco" I (año 2005): Envío de 1000 kilogramos (aproximadamente) de clorhidrato de cocaína, en alto grado de pureza, desde Campana a Valencia, España.

2) "Pulpa de durazno y membrillo" (año 2008): Salvatore organizó y financió el envío de 236 kilogramos de clorhidrato de cocaína a Europa desde Campana.

3) "Carbón Blanco" II (año 2010): Envío de 762 kilogramos de clorhidrato de cocaína desde Rosario, Santa Fe a Bilbao, España.

4) "Carbón Blanco" II (año 2011): Envío de 500 kilogramos de clorhidrato de cocaína hallados en Portugal los días 6 y 7 de diciembre de 2011, en Torres Vedras, Portugal.

5) "Carbón Blanco" II (año 2012): Involucró 3 cargamentos enviados desde Quitilipi, provincia de Chaco, a Lisboa, Portugal (a través del puerto de Buenos Aires) por un total de 1.000 kilos.

6) "Peras" (año 2012): Envío de, aproximadamente, 1200 kilogramos de cocaína desde Zárate, Provincia de Buenos Aires, a Portugal.


Fuente: https://www.clarin.com/policiales/escandalo-freno-megajuicio-lavado-dinero-narco-juez-toda-familia_0_H1Fs0Lq9z.html